• terravocado

La política agrícola enfrenta a EE. UU. y Costa Rica


El embajador de Estados Unidos, Stafford Fitzgerald Haney, declaró que la política agrícola del Gobierno de Luis Guillermo Solís está tensando las relaciones entre su país y Costa Rica.

Para Haney, esta administración no cumple al 100% los convenios comerciales que regulan la importación y exportación de productos agrarios, por lo que esta área “está causando tensión”, dijo el diplomático.

En especial, el embajador criticó al Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), órgano del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Según dijo, esa instancia se ha manejado bajo criterios políticos y no científicos cuando ha detenido la importación de productos agropecuarios provenientes de Estados Unidos y otros países.

“Lo que me preguntan a mí siempre, cuando yo hablo con la gente de negocios de los Estados Unidos que está pensando en ampliar sus actividades acá o venir por primera vez, es en cuanto al cumplimiento de la ley. Todo el mundo ya reconoce ese esquema. Costa Rica ha firmado muchos convenios aparte del Cafta (TLC) y yo creo que mayormente se cumplen. Pero hay áreas que sí son muy preocupantes”, manifestó.

“Unas de esas áreas donde no se ha cumplido es agricultura. No ha sido fácil. Entendemos que todo país quiere invertir en producción local. Es importante, y en Estados Unidos lo hacemos, pero cuando hay convenios y contratos firmados, hay que seguir las reglas. Y, si hay algún problema, hay que decir cómo lo trabajamos. Agricultura es un área que está causando tensión”, subrayó Haney.

Oficina del MAG

El diplomático fue crítico con la gestión del Servicio Fitosanitario, a cargo del ingeniero agrónomo Francisco Dall’Anese. Insistió en que esa oficina complica el comercio “ciento por ciento”.

Ese despacho controla la idoneidad de los productos agrícolas que se importan y exportan, así como el registro, el control y la regulación de sustancias químicas y biológicas de uso agrícola.

También, se encarga del control de calidad y los niveles máximos de residuos permitidos de los plaguicidas en los productos de consumo fresco.

“En el pasado, si en Costa Rica había un problema, nos llamaban a nosotros, o a los exportadores o a los importadores. Hablábamos y ya, pero sobre algo basado en ciencia. Así no había problemas”, reclamó Haney, quien cree que ese aspecto técnico se ha perdido en las resoluciones del SFE.

Entre los productos cuyo ingreso al país ha detenido el Servicio Fitosanitario están el aguacate Hass de México y la papa industrial de Estados Unidos y Canadá.

El cierre de fronteras a la importación del aguacate Hass se hizo bajo el argumento de que podría provocar el ingreso al país de la plaga “mancha de sol”, pero un sector del empresariado nacional lo atribuye a un interés por beneficiar a los productores locales de esa fruta.

El sector privado tiene un criterio similar sobre la decisión del SFE de parar el ingreso de la papa prefrita desde Estados Unidos y Canadá, lo que obliga a los industriales a comprarla aquí para elaborar sus productos.

Los industriales ticos alegan que la papa nacional no es apta para lo que necesitan, y que el freno a la importación desde Norteamérica eleva sus costos de producción.

El embajador Haney parece concordar con ese señalamiento: “A lo mejor sí (hay un tema político-ideológico)”.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Costa Rica. De hecho, el país le vende mucho más de lo que le compra.

Pide respetar tratados

Haney solicitó a la administración Solís el respeto de los convenios internacionales firmados. A los ojos de Estados Unidos, el país cumple con el marco legal “mayormente”, siendo el sector agrícola la excepción.

Fuente: freshplaza.es


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo